Es fácil recordar datos cuantitativos como nombres de picos, altitudes, desniveles, orientaciones, acotaciones geográficas, coordenadas GPS, grados de dificultad en diferentes escalas ... nos sobran mediciones y este blog es sólo para guardar pequeños detalles que sirvan para pulsar el nodo neuronal que dispara en nuestro cerebro evocaciones, recuerdos, sensaciones, sugerencias y demás impresiones cualitativas

2011-07-08

Dedo de Monte Perdido (3188 mts) chimenea Izda.

La vía de ascenso recorre una recta casi perfecta
Vamos hacia Góriz desde Cuello Gordo
¿El tiempo existe per se o es una abstracción inventada para medir el cambio de las cosas? Si la geometría fractal es capaz de inferir patrones regulares en el caos aparente ¿existe realmente el caos o es una abstracción inventada para justificar la incapacidad de encontrar armonía? Estas y otras reflexiones similares se cruzan en una conversación relajada con Pedro, reposando en la pradera de Goriz, tranquilamente, sin obligaciones ni otra cosa que hacer que dejar pasar ese tiempo cuya existencia cuestionamos … observando una larga puesta de sol desde nuestra tienda de campaña al pie del Monte Perdido.

Ordesa desde la senda al refugio
 El refugio de Goriz estaba completo y hemos tenido que subir desde Nerin cargados como mulos con tienda, sacos, aislantes, piolet, crampones, dos cuerdas y todo el material de escalada al completo. Pero a cambio, ventajas de la tienda de campaña, podemos dormir muchísimo mejor que si estuviéramos en el refugio, al que vamos a desayunar a las 6:30 previa cola de 15 minutos para servirnos el café.
Un sarrio vigila su territorio ¿suyo? ¿nuestro? ¿Parque Nacional?
Acampamos cerca del refugio de Góriz
Con la puesta de sol baja mucho la temperatura
Dejamos el refugio (2160 mts) y comenzamos, de nuevo cargados como mulos pero a buen paso, por la normal del Perdido, entre alpinistas y senderistas con zapatillas de trekking. Hacemos un descanso al llegar al Lago Helado (2980 mts) y tomamos la normal al Perdido por la Escupidera.
Dedo, Brecha y via normal a Monte Perdido por la Escupidera
Lago Helado, última parada
A 3100 mts abandonamos la huella, extraña sensación la de salirse del camino, y giramos a la izquierda hacia unas barras rocosas, yo algo inquieto porque no me gustan nada estas pendientes heladas donde los crampones apenas dejan marcadas las puntas. La inclinación es fuerte al principio, 45º, la atravesamos con piolet-ancla, luego más fácil, hasta llegar a la gran brecha que separa el Dedo del Perdido.
Al llegar a las barras rocosas, abandonamos la normal
Extraña sensación la de salirnos del camino frecuentado
Una vez en la base del Dedo, nos instalamos en la rimaya que aquí tiene como un metro de profundidad, calzamos los pies de gato y patinando, nos acercamos a la chimenea, en la foto, la de la izquierda, la que sube todo recto hacia la cima.
La pared desde abajo, la roca es mejor de lo esperado
Montamos la reunión y como de costumbre, el primer largo me toca a mí. Se me hace un poco dura la salida de la rimaya, no acabo de pillarle el tacto a la roca fría, pero a los 5 mts ya empiezo a disfrutar. Subo por gradas fáciles, no encuentro una reunión que se supone que está por allí, consigo meter un friend en una buena fisura (la única buena de toda la vía) y tiro directo hacia arriba a través de la canaleta que recorre toda la pared.
.... y la pared desde arriba
La roca se rompe con facilidad pero resulta mejor de lo que nos esperábamos, precisamente por eso llevamos pies de gato, no por la dificultad de la vía, sino para apoyar lo mínimo en las presas.

Reunión en la cima
Sigo para arriba, dificultad entre PD+ y III- hasta que veo un gendarme con cordinos y como estoy sobre aviso, NO me dirijo a él; he leido varias reseñas indicando que es un buen punto de reunión pero conduce hacia la peor y más descompuesta roca de la pared. Estoy avisado.




Pedro con el Cilindro al fondo
Cuando llevo 15 mts desde el friend, no encuentro ningun cordino de seguro, meto un fisurero (que luego se saldría) pero un poco más arriba veo un hermoso ¡¡¡ clavo !!!. Por supuesto que me dirijo allí sin pensarmelo dos veces, está al comienzo de un diedro III+ bastante vertical y sigo porque puedo hacer oposición y pisar menos las presas; a mitad del diedro aumenta la verticalidad, incluso extraploma un poco ¿IV-? pero veo un cordino para asegurar, subo un poco más, alguna presa se rompe pero estoy prevenido y .... cima. Buena reunión de cordinos con maillon para rapelar.
El Perdido todavía se eleva casi 200 mts sobre nosotros
Le grito a Pedro, que como no está asegurando en mi vertical por la caida de piedras, ni lo veo ni lo oigo. Tirando de la cuerda, nos entendemos y comienza a subir, también disfrutando. Al llegar al diedro, me echa la bronca porque había una escapatoria fácil hacia la derecha y yo he tirado por lo más dificil, pero ... un clavo es un clavo. En la cima, ambiente hiper-alpino, fotos, abrazos y relax. Al descender en rapel, comprobamos que el largo ha sido de 35 mts. 
Rappel en una sola tirada de 40 mts
 Metidos en la rimaya, recuperamos las cuerdas, tirando con cuidado para evitar la continua caída de piedras; para el descenso, le pido a Pedro que me asegure por la nieve (que a mi no me gustan nada las pendientes heladas …) y el va sobrao. 
Con nuestra chimenea al fondo
Como el sol ha calentado un poco, la nieve está en mejores condiciones de lo esperado, llegamos a la normal del Perdido y nos tiramos corriendo hacia el lago Helado. Descanso de media hora, refugio, cargar el resto del equipo de acampada y regresamos por la senda que se dirige a Cuello Arenas, luego Cuello Gordo y finalmente acaba en el bus turístico que recorre la pista de Diazas.
Retrocedemos hacia la via normal


Cilindro de Marboré
Las Tres Sorores son cuatro: Cilindro, Perdido, Soum de Ramond, Punta de las Olas

En resumen, que éste era uno de los escasos tresmiles que le quedaban a Pedro para completar los 212 del Pirineo; casi 212 tresmiles, casi 212 historias ...
Junio 2011. Pedro, Rafa

3 comentarios:

  1. Una de las clásicas... recurdo el buen sabor que me dejo hace ya muchos años... un gustazo revivir y recordar con vuestra ascensión...

    212 sueños... !!!

    ResponderEliminar
  2. QUÉ PLACER CONTEMPLAR LAS FOTOS... leyendo tu crónica.
    Hace tiempo que no voy por allí. Al "dedo" nunca, y al Cilindro sólo una vez, tras bajar del Perdido ¡era tan joven!
    Felicidades... así que 212 ¿? ¡me faltan un huevo!
    Besos: PAQUITA

    ResponderEliminar
  3. Pekas, hace unos años yo ni siquiera sabía la existencia del Dedo ... hay que reconocer el mérito, controvertido pero mérito al fin y al cabo, de Juan Buyse.

    Paquita, 212 ... excusas para volver al Pirineo, para disfrutar del placer irreal de subirse por las piedras.

    Abrazos/besos

    ResponderEliminar

¿qué te cuentas?

Temas relacionados