Es fácil recordar datos cuantitativos como nombres de picos, altitudes, desniveles, orientaciones, acotaciones geográficas, coordenadas GPS, grados de dificultad en diferentes escalas ... nos sobran mediciones y este blog es sólo para guardar pequeños detalles que sirvan para pulsar el nodo neuronal que dispara en nuestro cerebro evocaciones, recuerdos, sensaciones, sugerencias y demás impresiones cualitativas

2015-07-29

Punta Delmás (3170 mts) y Pico Mir (3185 mts)

Entrando en La Coma de Alba. al fondo Punta Delmás y Diente de Alba
Me había prometido a mí mismo no volver a pisar esta zona de las Maladetas Occidentales. Fue mi última vez en 2011 con Marta y Fernán, y salí harto de tanto pedrusco. En aquella ocasión ascendimos el Mir, Sayo y Cordier, y luego un descenso horriblemente largo. Pero aquí estamos Rafa y yo de nuevo acercándonos a este vallejo llamado también la Coma de Alba, aunque esta vez todo parece más asequible ya que la nieve todavía ocupa parte de la ruta. No hemos madrugado demasiado. Partimos de La Besurta a las 8,20 de la mañana. Hoy es es primer día de cierre de la carretera, por lo que hemos dejado el coche en el Vado del Hospital y tomado el bus hasta La Besurta. El camino de sobras conocido hasta La Renclusa. Una vez allí cruzamos el torrente que desciende del glaciar de La Maladeta y vamos hacia el Oeste por el valle de Paderna en dirección a los Picos Occidentales de La Maladeta, concretamente a la Punta Delmás y al Pico Mir. José Delmás y José Mir fueron dos famosos guías benasqueses de principios del siglo XX, y en honor a ellos se rebautizaron estas dos cumbres por el equipo de Juan Buyse, anteriormente denominadas Maladetas Occidentales.
Panorama hacia el Sur, desde La Renclusa
Una vez rebasado el semicolmatado lago inferior de Paderna enfilamos hacia el collado del mismo nombre, pero derivando a la izquierda bastante antes de alcanzarlo y nos incorporamos así a la loma que separa el torrente de la Maladeta del valle de La Coma de Alba. Acortamos así bastante, y además vamos encontrando neveros que ocultan el roquedo, facilitando la marcha
Pleta de Paderna. Nos dirigimos hacia el collado, pero girando antes a la izquierda

Decididamente hacia el Sur. Diente y Pico de Alba
Vía Normal al Pico de Alba. Por detrás destaca Crabioules
Casi sin darnos cuenta llegamos a la morrena de la Pequeña Edad del Hielo, más o menos a 2800 mts. Tenemos justo encima de nosotros la oscura pared Oeste de la Punta Delmás. Un pequeño canalón a la izquierda nada más pasar el vertical espolón norte da acceso a la montaña. Justo a su pie hacemos un pequeño descanso. Encontramos a una pareja que andan algo despistados, ya que pensaban ir al Pico de Alba. Les explicamos donde se encuentran y deciden cambiar de planes e ir hacia el collado superior de Alba. Otra pareja ha seguido a la primera, y la pregunta se repite: "Cuál es el Pico de Alba". ¡¡Vaya empanada llevan algunos!! Les recomendamos sigan a la otra pareja y que hagan alguna de las Maladetas.
Yo ya estuve en la Punta Delmás en el 2006 con Pedro, pero no recuerdo si necesitamos algo de material o no. Por si acaso preparamos los arneses y la cuerda y nos vamos para arriba.

La cresta, en su primera parte se empina considerablemente, teniendo que utilizar las manos para progresar, aunque es muy ancha y podemos ir sorteando las dificultades. De todas formas gana altura con rapidez abriendo un buen patio hacia La Coma de Alba. 

Alternamos zonas de trepada con otras más tumbadas. La cresta ha perdido ya la anchura inicial pero la progresión sigue fácil. A la izquierda tenemos el glaciar y La Maladeta. Así llegamos a la cima donde disfrutamos de una gran vista. Nos encontramos en la Punta Delmás, considerada una antecima del Pico Mir, que tenemos un poco más al sur y relativamente cerca. 
Punta Delmás (3170 mts)
De izquierda a derecha: Maladeta, Cordier, Sayo, Mir
Desde la cima descendemos a la contigua brecha, iniciando posteriormente la subida final al Pico Mir (3185 mts). Algún paso nos ofrece algo de resistencia, pero poca cosa. Llegamos a esta curiosa cumbre con dos cimas gemelas separadas por una brecha que hace complicado el paso entre ellas comportando un paso de IV+, que por supuesto vamos a obviar.
Descendiendo a la brecha, con el Pico Mir ya muy cercano
Paso a caballo entre Delmás y Mir
Desde la cima O. la brecha en primer plano, la cima E, Sayó, Cordier, Maladeta

Desde el pico Mir vemos el caótico amontonamiento de bloques de granito que constituyen la Punta Delmás
Valle de Paderna a nuestros pies

El descenso lo hacemos por la ruta normal  hacia el cercano collado superior de Alba. Ruta que seguimos por numerosos hitos y que nos deja en dicho collado. Coincidimos allí con una de las parejas que habíamos visto antes, y que acaban de ascender el Pico Sayó.  
Iniciamos el descenso. Delante el Pico de Alba
Diente de Alba
Collado Sup. de Alba
El descenso del collado es francamente penoso, aunque corto. Da la impresión que vas a rodar en cualquier momento. Al llegar a la nieve respiramos aliviados. A nuestra derecha vemos los dos picos que acabamos de ascender con la brecha que los separa.
Punta Delmás y Pico Mir, desde los neveros de la Coma de Alba
Descendemos rápidamente aprovechando los neveros que vamos enlazando uno tras otro.
Vista hacia el NO. Cresta de Estauas y Sacroux


Casi sin darnos cuenta llegamos al lago de Paderna. Se nos ha hecho muy corto. Nos tumbamos en la hierba, estamos felices, relajados, una gozada. 


"¡Qué descansada vida
 la del que huye del mundanal ruido,
 y sigue la escondida
 senda, por donde han ido
 los pocos sabios que en el mundo han sido"
  Fray Luis de León (1527-1591)
Tan sólo despertamos de nuestro sueño al llegar al Refugio de La Renclusa, a rebosar de gente bulliciosa, casi molesta, unos franceses bebiendo pastis, otro disfrazado con unos cuernos tipo despedida de soltero, aquél vestido con un gorro que intenta ser tirolés pero parece papá Pitufo ... Vaya shock, se acabó la levitación, hemos vuelto a la realidad. Tomamos una cerveza rápida, abandonamos el circo y corremos al bus. En el camino gentes de todo tipo se disponen a ascender al refugio, servidumbre que sufren los refugios a poca distancia del asfalto. 
Suerte que Paderna nos ha vacunado. Más tarde cenita con Rafa y la fami, chupitos, conversación en el jardín, genial.

27 junio 2015. Rafa y Enrique

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿qué te cuentas?

Temas relacionados