Es fácil recordar datos cuantitativos como nombres de picos, altitudes, desniveles, orientaciones, acotaciones geográficas, coordenadas GPS, grados de dificultad en diferentes escalas ... nos sobran mediciones y este blog es sólo para guardar pequeños detalles que sirvan para pulsar el nodo neuronal que dispara en nuestro cerebro evocaciones, recuerdos, sensaciones, sugerencias y demás impresiones cualitativas

2016-04-05

Fubillons (2437 mts)


Montaña de Barbarisa, en la vertiente Este del Valle de Gistain
El Fubillons es una montaña que se encuentra al oeste de Gistaín, en la divisoria de Aguas de los ríos Cinca y Cinqueta, y justo al sur de la mole de Punta Suelza (2973 mts). Es lo que se suele denominar una montaña anodina, sus laderas son cuestas de vacas y su altura es modesta si lo comparamos con las cimas vecinas, pero sin embargo tiene unas vistas envidiables, y si la nieve cubre sus laderas tenemos la combinación perfecta para convertir su ascensión en una gratificante excursión.
Lugar ideal para iniciarse en el esquí, o como en nuestro caso para disfrutar de una raquetada hasta la cima, sin flanqueos, subida noble como ninguna. Eso sí, debido a su modesta altura y su orientación SE, la nieve desaparece pronto, así que habrá que aprovechar después de una buena nevada.
Una pista de 1,5 km que parte de la entrada de Gistain nos lleva hasta el aparcamiento de Cruz de Puyadase, un merendero colgado sobre el valle del Cinqueta. Desde aquí, y hacia el NO apreciamos toda la ruta que estamos a punto de comenzar. Mucha menos nieve de la que imagínabamos, pero aún así cogemos las raquetas, a excepción de Josan, siempre fiel a sus principios. Comenzamos a caminar por la pista que gira a la izquierda tomando dirección O. La primera parte de la ascensión discurre por un tupido bosque que guarda algún resto de nieve debido a su orientación norte.
Después de media hora de marcha salimos a una zona de bancales donde se ve un numeroso grupo de bordas, La Poma. En tiempos estas construcciones tenían los tejados de hierba, también de losas, aunque en la actualidad casi todas están reparadas con tejados de uralita, pero por lo menos ahí siguen, como testigos de una época pasada en la que las labores agrícolas y ganaderas eran comunales.
Bordas de la Poma
Al fondo ya vemos el Fubillons


A nuestra espalda los Picos del Sein
 Aunque al principio parecía que no había mucha nieve, ésta aparece entre 1900 y 2000 mts. y ya es continua hasta arriba. Nos ponemos las raquetas, echamos un bocado y continuamos siempre hacia el NO. No tenemos muy claro cual es la cima de esta extensa montaña y divisamos una loma coronada por un inmenso hito. Decidimos ir hacia allí, al tiempo que la pendiente empieza a acrecentarse. 
Peña Montañesa y Punta Llerga
Abajo los prados de La Poma. Detrás Sierra de Chía y macizo de Cotiella

La subida a la loma del gran hito se nos hace algo dura. Al llegar arriba vemos al otro lado una gran pantalla repetidor. Ahora vemos clara la continuación hacia el norte. Un pequeño collado nos separa de lo que parece la cota más alta. De momento el cielo permanece azul, aunque la previsión es que conforme avance la jornada el tiempo irá empeorando. 
Subiendo hacia el gran hito
Aparecen los gigantes, Espadas y Posets.
Rafa, Marta, Enrique, Carli, Josan
Carli en plena faena. Detrás pantalla y collado de Piedra Blanca, acceso a la Pista de Cruz de Guardia
Rafa, Josan, Fernán. Detrás Fubillons Este
Enrique y Carli. Al fondo macizo de Cotiella

Casi sin darnos cuenta estamos en la larga loma cimera que conduce a lo que creemos es el punto más elevado, y como siempre está en la parte más lejana. Alcanzamos una pequeña depresión en la extensísima planicie superior de Fubillons. Rafa va en primer lugar al extremo oriental pensando que es la cima más alta, pero al llegar vemos que es considerablemente más alta la punta occidental. No hay duda, estamos en el Fubillons Este. Al norte tenemos el collado de Pardinas que separa nuestra montaña de la Punta Suelza, ya completamente tapada, y es que el tiempo ha ido empeorando rápidamente. En el collado un grupo de esquiadores son las únicas personas que veremos en toda la jornada, aunque cerca del collado de la Cruz de Guardia hemos visto en la lejanía una moto de nieve. 
Rafa
Rafa llegando a la cima oriental (2380 mts)
Marta también llega. El cielo cada vez más negro
Vemos a nuestra espalda la verdadera cima del Fubillons
Zoom a tope hacia el norte.
Marta y Enrique
 La vista desde la cima oriental es magnífica. Descubrimos hacia el norte el macizo de los Culfredas y muy muy lejos reconocemos el de Gourgs Blancs. Debajo nuestro el valle de Verdemené se precipita hacia el Cinqueta. Abandonamos la cima en dirección a la verdadera cumbre, aunque está más lejos de lo que parece. Bufff.

Por fin llegamos a la cima occidental (2437 mts). La nubosidad ha aumentado mucho, por lo que no nos aporta muchas novedades. Pensábamos ver la Suelza, pero nada. Lo que si que vemos son las paredes características del valle de Pineta, y muy cerca el Maristá con su salvaje cara norte. El viento sopla fuerte y hace un frío que pela. Vaya cambio!!!
Fubillons O. (2437 mts). Este sí
Rafa nos preparó esta original pose con el disparador automático
Maristá y paredes de Pineta
Comenzamos a descender. Ahora al llegar a la depresión entre las dos cimas bajamos directamente hacia las bordas que vemos abajo, sin pasar por el gran hito. 
Fernán y Enrique. Al fondo macizo de Cotiella
Cara N. del Maristá (2419 mts)
Josan perseguido por las nubes
Algún rayo de sol nos deja imágenes sorprendentes
Suave descenso. Yerri, collado de Sahún y Sierra de Chía.
Hacia Cotiella. Se adivina la cubeta de la Basa de la Mora
 En un abrir y cerrar de ojos llegamos a la zona de las bordas. Ahora, más relajados que en la subida observamos con detenimiento las construcciones, todas en muy buen estado. Se nota que están cuidadas. Vemos también un Mosal (construcción de piedra de forma rectangular donde se introducían a las ovejas para su ordeño). Elegimos la pared de una de estas bordas para guarecernos del viento y comer algo. 

Y poco más, los prados, el bosque, y de nuevo el merendero.
 Desde Cruz de Puyadase. La Poma, la loma del gran hito, y a la derecha la ladera de Fubillons oriental
Aún nos quedaba la cerveza final en Plan, en Casa Ruche. Después Marta y yo hacia Benasque. Los demás a Zaragoza. Un poco más de nieve no hubiera venido mal, pero aún así muy recomendable. Una montaña "amable", vistas increíbles, y hasta la borrasca le dio un punto a las fotos.

26 Marzo 2016. Marta, Josan, Rafa, Fernán, Carli y Enrique

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿qué te cuentas?

Temas relacionados